04/24/2014 07:04am EST   in English | spanish.gbible.org 
 
     
bajar en formato PDF

La Doctrina de las Emociones - La Revolución Emocional

 

 
 
 

Por favor, lea primero...

ANTES que comiences, si tú eres un creyente en Jesucristo, toma un minuto para nombrar tus pecados a Dios el Padre.  Esto te permitirá estar lleno del poder del Espíritu Santo mientras leas este librito (EFE 5:18 y 1JU 1:9).

SI NUNCA has creído en el Señor Jesucristo como tu Señor y Salvador, tienes esta oportunidad en este momento.  Simplemente dile a Dios el Padre que estas creyendo en Su Hijo Jesucristo como tu Señor y Salvador.  Si haces esta decisión, tú ahora eres un creyente y siempre serás un hijo de Dios.  ¡Cuando mueras, vivirás con Él para toda la eternidad!  (JUA 3:16 y HCH 16:31). 

Hemos estudiado varios puntos en la doctrina de las emociones. Hemos aprendido que las emociones son una función natural de nuestra alma. Las emociones están ahí así podemos disfrutar y apreciar las cosas. Las emociones son la parte de nuestra alma que responde. Las emociones también son la parte del alma que no piensa, que tienen que ser controladas por la parte que es objetiva, o que piensa. Hay varias palabras en el Antiguo y Nuevo Testamento para la parte que piensa y la que no piensa. En el Nuevo Testamento, la parte que piensa por lo general se llama el “kardia,” o el corazón. Es en el kardia donde almacenamos todo lo que hemos aprendido; incluyendo todos nuestros principios morales y nuestros estándares personales. El kardia también es el almacén de los principios doctrinales que hemos aprendido. Es donde pensamos. Lo que está en nuestro corazón es quien en realidad somos. La parte emocional a veces se llama “koilia,” que significa vacío o hueco. También se llama “spiagnon,” o intestinos (o entrañas). Aquí es donde tenemos la emoción visceral, algo que sentimos en vez de algo que entendemos completamente. 

Las emociones están ahí por un propósito y solos no son ni buenos ni malos. Es debido a la parte emocional que podemos sentirnos felices o tristes. Siendo emocional no nos hace un cristiano mejor, ni nos hace más espiritual. El único tiempo que tenemos problemas con las emociones es cuando toman control de nosotros, que resulta en que solamente respondamos a los que sentimos. Cuando hacemos esto, ignoramos nuestro “sentido común,” o es decir, el kardia, o la parte de nuestra alma que piensa.

El próximo punto en la doctrina de las emociones tiene que ver con la revolución emocional del alma. Primero de todo, ¿qué es una revolución emocional del alma? Simplemente es lo que nos ocurre cuando permitimos que nuestras emociones tomen control de nosotros, e ignoramos los estándares que tenemos almacenados en nuestro kardia. En la revolución emocional nuestra naturaleza pecaminosa domina nuestra manera de pensar, y permitimos que nuestras emociones respondan a varios tipos de pecados de la actitud mental. Ponemos a un lado nuestro sentido común y los estándares de la doctrina Bíblica que hemos almacenado en nuestra alma. Escuchamos los murmullos que no parecen ser importantes en nuestros oídos que nos dicen que está bien hacer algo, aunque sabemos que lo que estamos por hacer está mal. En la revolución emocional, las emociones ya no responden a la parte de nuestra alma que piensa, ellas toman el control.

Aquí hay otro ejemplo de la revolución emocional. Supongamos que estas asistiendo una iglesia donde se enseña la doctrina Bíblica. En esta iglesia, tienes la oportunidad de percibir, metabolizar, y aplicar la doctrina Bíblica, y hasta ahora te está yendo bien. Ahora supongamos que hay personas en tu clase Bíblica que a ti no te gustan, y todos tus amigos o van a otra iglesia o ni van a la iglesia porque no piensan que es “cool” (genial). Así que tienes que hacer una decisión. ¿Deberías de seguir yendo a la iglesia doctrinal, rodeado con personas que no te gustan? ¿o deberías de irte a los lugares donde están los chicos que te gustan? Algunos elegirían quedarse donde se enseña la doctrina, otros elegirían irse.

     
No hay duda que tú vas a querer estar donde están tus amigos. La razón es porque tienes un cariño emocional, y esto es normal. Pero la parte en tu alma que piensa, el lugar que llamamos el lóbulo derecho, te dirá lo opuesto. La parte que piensa te dirá que la doctrina Bíblica es mucho más importante porque es por medio de aprender y entender la doctrina que uno comienza a entender como Dios quiere que vivas. 

Así que tendrás que hacer una decisión. Si eliges poner a la doctrina Bíblica como tu prioridad, harás la decisión correcta. Tus amigos todavía van a estar ahí y tus amigos verdaderos respetarán tu decisión. Pero si tú paras de aprender la doctrina a resultado de tus amigos, tú ahora has experimentado una revolución emocional. En vez de controlar tus emociones, has permitido que tus emociones te controlen. Tus emociones se han rebelado contra tu corazón, o es decir tu ser verdadero, y tus emociones ahora te están controlando.

  
El apóstol Pablo hizo una declaración en el libro de Corintios y es bueno estudiarlo. Pablo dice cosas que son difíciles para que la mayoría de la gente la entiendan, pero léelo cuidadosamente porque dice mucho acerca de cómo controlar a nuestras emociones. 2CO 4:7-12 dice esto: “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Porque nosotros que vivimos, constantemente estamos siendo entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo mortal. Así que en nosotros obra la muerte, pero en vosotros, la vida.” 

¿Qué es lo que Pablo nos está diciendo? Primero, dice que tenemos “este tesoro en vasos de barro.”  El vaso de barro es nuestro cuerpo y nuestra alma. “La extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros” quiere decir que el Espíritu Santo mora adentro de nosotros y nos tenemos que depender en el Espíritu Santo para la dirección, no en nuestros sentimientos o emociones. Pablo sigue diciendo que vamos a tener problemas en esta vida y a veces las cosas se van a parecer difíciles, pero siempre nos tenemos que depender en el Señor Jesucristo para que nos ayude. Pablo habla acerca de la muerte de Jesús, y que “constantemente estamos siendo entregados a muerte por causa de Jesús.” La muerte de la cual él está hablando es la muerte del pecado en nuestra vida, que tiene que ser reemplazada con nosotros viviendo según Su plan prediseñado para nuestra vida. Tengan en cuenta que mientras estamos vivos, tenemos una naturaleza pecaminosa y a veces vamos a pecar. Pero cuanto más queremos vivir por la doctrina de Dios, menos impacto tendrá nuestra naturaleza pecaminosa sobre nosotros. Así es como “en nosotros obra la muerte,” reemplazamos el pensar cómo la mayoría de la gente en el mundo piensa a pensar en la manera como somos enseñados cuando estudiamos y entendemos la doctrina Bíblica. Por medio de seguir la palabra de Dios, sólo podemos salir como ganadores, ambos en esta vida y para toda la eternidad.

 


©® 1996-2007 Robert McLaughlin Bible Ministries. Todos los derechos reservados | mapa del sitio