10/25/2014 05:10pm EST   in English | spanish.gbible.org 
 
     
bajar en formato PDF

Las dinámicas espirituales. Parte 1.

  El Jr Árbol de la Vida

Las técnicas espirituales
19 de octubre de 2008
 

Por favor, lea primero...

 

ANTES que comiences, si tú eres un creyente en Jesucristo, toma un minuto para nombrar tus pecados a Dios el Padre.  Esto te permitirá estar lleno del poder del Espíritu Santo mientras leas este librito (EFE 5:18 y 1JU 1:9).

SI NUNCA has creído en el Señor Jesucristo como tu Señor y Salvador, tienes esta oportunidad en este momento.  Simplemente dile a Dios el Padre que estas creyendo en Su Hijo Jesucristo como tu Señor y Salvador.  Si haces esta decisión, tú ahora eres un creyente y siempre serás un hijo de Dios.  ¡Cuando mueras, vivirás con Él para toda la eternidad!  (JUA 3:16 y HCH 16:31). 

      
  

          En ROM 9:6, Pablo trató con el tema de lo que significaba el ser un judío en el sentido espiritual. Pablo dijo, Porque no todos los descendientes de Israel [Israel como raza] son Israel [el Israel verdadero o espiritual];” Pablo estaba diciendo que simplemente porque una persona nace judía no quiere decir que automáticamente es una persona elegida por Dios. Muchos de los judíos (ambos los creyentes y los no creyentes) pensaban que simplemente porque eran judíos, ellos eran calificados automáticamente para recibir las bendiciones y las promesas de Dios. 

          Los judíos afirmaban que debido al hecho de que eran la descendencia física de Abraham, ellos tenían derecho a todas las promesas de Dios. Hay muchos creyentes que piensan así hoy en día. Piensan que simplemente porque creen el Señor Jesucristo ellos recibirán las bendiciones de Dios. Se olvidan de tales pasajes como, “Y ahora, hijos, permaneced en Él [otro pasaje que habla de producir fruto], para que cuando se manifieste, tengamos confianza y no nos apartemos de Él avergonzados en su venida.” (1JU 2:28)

          Habrá muchos creyentes que se apartarán de Él avergonzados cuando se paran ante Dios. Tendrán la vida eterna, pero como muchos de los creyentes judíos, esto es todo lo que tendrán. Muchos creyentes doctrinales no tienen un entendimiento de cómo debe de trabajar la espiritualidad dentro del creyente. Cuando las técnicas espirituales están trabajando dentro del creyente, el resultado inevitable produce la autoestima espiritual y el bien divino patente, o el fruto espiritual.

          Esta es la razón por la cual la Biblia dice, “la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego.” (1CO 3:13-15) Me preguntas, ¿cuáles son las técnicas espirituales? ¡Estoy muy contento que me preguntaste!

       
Las cuatro técnicas espirituales:
1. La ocupación del Espíritu Santo
2. La doctrina Bíblica metabolizada circulando en el alma.
3. Los diez dispositivos para solucionar problemas.
4. La ejecución del PPD.

          La mayoría de los creyentes sólo logran conocer y aprender las técnicas espirituales. Pero el saber las técnicas de la vida espiritual no te da mucho a menos que desarrolles la habilidad para usarlas. Esta es la razón por la cual tenemos creyentes ganadores y perdedores mencionados por toda la Biblia. Santiago lo dice de esa manera, “Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos.” (STG 1:22)  Junto con las cuatro técnicas espirituales, tenemos tres habilidades espirituales, que simplemente son las habilidades que tenemos cuando aprendemos a usar las técnicas. 

      
Hay tres habilidades espirituales:

1) La primera habilidad espiritual en la vida espiritual es la ocupación del Espíritu Santo. Sin tener la ocupación del Espíritu, uno no tiene el poder para vivir la vida cristiana. La ocupación del Espíritu Santo convierte el CI humano al CI espiritual, para tener la igualdad para aprender la información espiritual. Esto simplemente quiere decir que todos tienen la capacidad de entender la palabra de Dios y aplicarla a su vida.

2) La segunda habilidad espiritual es la palabra de Dios circulando en tu alma.

3) La tercera habilidad espiritual es los dispositivos para solucionar problemas que están disponibles en tu alma, listos para que los uses cuando vienen los problemas. 

     Ahora, todas estas técnicas y habilidades tal vez parecen ser la misma cosa, pero el tema es que Dios te da las herramientas y tú practicas como usar estas herramientas en una manera hábil en tu vida diaria. Entonces tú tienes un método más preciso y exacto para usar tus técnicas. Es como alguien que PUEDE hacer algo de madera por lijarla y haciéndola lisa comparado con alguien quien es hábil en trabajar con la madera hasta el punto donde ellos pueden crear un objeto útil de esa madera. Cuando tú al final llegas a ser hábil en usar estas técnicas, llegas a ser excepcional y dinámico. Llegas a ser un “carpintero superior” donde ahora tú puedes crear piezas de arte y hasta edificar casas de pedazos de madera. Ahora eres PODEROSO en usar tus habilidades y técnicas. ¡Entonces tú produces el fruto espiritual a resultado de simplemente usar FRECUENTEMENTE tus habilidades y técnicas!  Recuerda nuestro versículo en Santiago. “Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos.” (STG 1:22)  El ser un hacedor de la palabra significa ser un poeta, un experto de los versículos, se refiere a la doctrina Bíblica que se entiende en el lóbulo izquierdo (la mente) como las técnicas espirituales. El resultado (si lo eliges) en la aplicación de estas técnicas espirituales en el lóbulo derecho (el corazón) es tus habilidades espirituales, que entonces al final producen las dinámicas espirituales (si así lo eliges). Llegas a ser un hacedor de la palabra cuando aplicas las técnicas espirituales con la función de las habilidades espirituales produciendo las dinámicas espirituales resultando en el fruto espiritual. Pienso que debes leer estas últimas dos declaraciones unas veces más. Niños, las buena noticia es que la única cosa que necesitas por medio de todo este proceso es una chispa de volición positiva hacia Dios. Él sólo pide que estés disponible para que ÉL haga esta obra en ti. ¡Tú no puedes producir el fruto sin ÉL! ¡Tú no te puedes hacer crecer!  ¡Tú sólo puedes estar disponible a Él y dedicarle a Él parte del tiempo que tienes sobre esta tierra para dejar que Él haga esta obra en ti! ¡El que comenzó la buena obra en ti, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo!

      

©® 1996-2007 Robert McLaughlin Bible Ministries. Todos los derechos reservados | mapa del sitio