09/23/2014 07:09am EST   in English | spanish.gbible.org 
 
     
bajar en formato PDF

El amor de Dios y lo que significa para nosotros.

  El Jr Árbol de la Vida

 
6 de septiembre de 2009
 

Por favor, lea primero...

 

ANTES que comiences, si tú eres un creyente en Jesucristo, toma un minuto para nombrar tus pecados a Dios el Padre.  Esto te permitirá estar lleno del poder del Espíritu Santo mientras leas este librito (EFE 5:18 y 1JU 1:9).

SI NUNCA has creído en el Señor Jesucristo como tu Señor y Salvador, tienes esta oportunidad en este momento.  Simplemente dile a Dios el Padre que estas creyendo en Su Hijo Jesucristo como tu Señor y Salvador.  Si haces esta decisión, tú ahora eres un creyente y siempre serás un hijo de Dios.  ¡Cuando mueras, vivirás con Él para toda la eternidad!  (JUA 3:16 y HCH 16:31). 

       

          Cuando Jesucristo vino a la tierra como el Dios-Hombre, Él nos enseñó cómo amar por la manera en la cual Él vivió Su vida y Él nos enseñó cómo servir a los demás por Su muerte en la cruz. Es por medio del Señor Jesucristo que Dios comparte Su amor con nosotros. Cuando llegamos a ser creyentes, Dios nos da Su rectitud perfecta y es esta rectitud perfecta en nosotros que Dios ama. Él ama a Su rectitud con un amor infinito. Entonces, Él ama a los creyentes con un amor infinito. No hay nada que podemos hacer para ganar el amor de Dios. Somos calificados únicamente por tener fe en Cristo. ¡Esto es la gracia! ¿Te acuerdas lo que es la gracia? Es todo lo que Dios está libre para hacer por la humanidad a resultado de la obra de salvación de Jesucristo en la cruz.

          El amor Bíblico nos es una emoción ni un sentimiento. Es un sistema de pensamientos, una manera de pensar. Debido a esto, el amor Bíblico es algo que necesita ser enseñado y aprendido. FIL 1:9, Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento,   El tema Bíblico de amor comienza con el aprender todo lo que podemos acerca de Dios. Tenemos que aprender acerca de Dios y llegar a conocerle antes de poder amarle. 1JU 4:16, Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él.   Aprendemos acerca de Dios por medio de la Biblia. Por estudiar la doctrina Bíblica, aprenderemos quien es Jesucristo y acerca del amor que Él tiene para nosotros. Cuando comenzamos a conocer a Dios, comenzaremos a amar y servirle. Amaremos la manera en la cual pensamos acerca de Él. Aprenderemos a amar a nosotros mismos, y comenzaremos a amar y servir a los demás. ROM 12:2, Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.   

          El ver quienes somos en Jesucristo por medio de aprender, creer, y usar la doctrina Bíblica abrirá nuestros ojos a las maravillosas obras de Dios. Abrirá nuestros ojos a quien es Dios el Padre y quien es el Señor Jesucristo. Aprendemos y conoceremos el amor que Dios tiene por nosotros por estudiar la vida de Jesucristo:
● cómo Él vivió,
● cómo Él obedeció a Dios el Padre
● cómo Él deseó salvar a los no creyentes
● cómo Él amó a los hermanos

          Si nos mantenemos con la doctrina Bíblica, aprenderemos a confiar en Su amor y permitiremos que el Espíritu Santo cambie nuestra manera de pensar así podemos crecer espiritualmente.

          El tener el pensamiento de Cristo resulta en el estar fijado en Cristo en vez de en la gente. HEB 12:2, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.   Debemos andar en amor igual como Jesús anduvo en amor. Jesús nos demostró el amor nada egoísta de Dios por la manera en la cual Él vivió. Él nos demostró cuanto Dios nos ama. Jesús entiende quien es en realidad Dios el Padre. ¡Él nos demostró cuan asombroso es el Dios que tenemos! Él tuvo un gran amor en Su alma y dio Su vida así nosotros pudiéramos recibir el perdón de Dios el Padre por nuestros pecados.  

          Cuando nosotros pensamos en la misma manera que piensa Cristo, vemos a los demás en la misma manera que los ve el Señor. Los tratamos con el mismo amor que Él nos trata. Es Dios que lo hace posible para que nosotros verdaderamente amemos el uno al otro. Dios no pide que seamos personas buenas ni inteligentes. Él nos pide que Le amemos a Él, que nos amemos a nosotros mismos, y que nos amemos el uno al otro. JUA 13:34-35, Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros. En esto [el amor] conocerán todos que sois [sigues siendo] mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros. ….   Cuando hacemos esto, nuestra vida es cambiada. Estaremos fijados en Cristo y no con nosotros mismos. Estaremos fijados en el plan de Dios para nuestras vidas y no en nuestro propio plan. Desearemos proteger y ayudar nuestros amigos igual como Jesucristo protege y ayuda Sus amigos, la familia real. Y sabemos que ellos nos quieren proteger y ayudar. 1JU 3:16, En esto conocemos el amor: en que El puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.   

          ¡No sabemos todas las grandes cosas que Dios ha preparado para nosotros! Pero podemos estar asegurados que será una vida más allá de nuestros sueños. Dios quiere que seamos exitosos en nuestra vida espiritual. Él nos quiere llenar con Su gracia ilimitada. Él también quiere que tratemos a las otras personas con gracia. Cuanto más ponemos a Dios como nuestra prioridad principal, más aprenderemos acerca de Él y Su amor para nosotros. Cuanto más aprendemos acerca de Dios y Su amor para nosotros, más entenderemos acerca de la importancia de amar a los demás. Dios nos ama profundamente y Él quiere que compartamos ese amor con las otras personas. EFE 3:20-21, Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a El sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén. 

       
Puntos para recodar:
1. En el momento de la salvación, recibimos la rectitud de Dios. Esto es lo que Él ama en nosotros.
2. Dios comparte Su amor con nosotros; Él tiene el amor impersonal para toda la humanidad y el amor personal para los creyentes.
3. Tenemos que conocer a Dios antes que Le podamos amar y verdaderamente amarnos a nosotros mismos. Tenemos que verdaderamente amarnos a nosotros mismos antes que podamos amar a los demás.
4. Debemos aceptarnos a nosotros mismo por lo que somos y apreciar quien Dios no hizo ser.
5. No hay nada que podemos hacer para ganar el amor de Dios. Somos calificados únicamente por tener fe en Cristo. ¡Esto es la gracia!
6. Dios no nos pide que seamos perfectos. Él nos pide que Le amemos a Él, a nosotros mismos, y el uno al otro.
     

©® 1996-2007 Robert McLaughlin Bible Ministries. Todos los derechos reservados | mapa del sitio