04/18/2014 08:04am EST   in English | spanish.gbible.org 
 
     
bajar en formato PDF

Jacob en supergracia cruza sus manos como una ilustración de la cruz de Cristo.

Grace Bible Church
Robert R. McLaughlin Bible Ministries

  
El Árbol de la Vida es un resumen semanal de las enseñanzas
El Árbol de la Vida para la semana que termina el 04/12/09.

Jacob en supergracia cruza sus manos como una ilustración de la cruz de Cristo.
 
 
Digo la verdad en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo, de que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque desearía yo mismo ser anatema, separado de Cristo por amor a mis hermanos, mis parientes según la carne, que son israelitas, a quienes pertenece la adopción como hijos, y la gloria, los pactos, la promulgación de la ley, el culto y las promesas, de quienes son los patriarcas, y de quienes, según la carne, procede el Cristo, el cual está sobre todas las cosas, Dios bendito por los siglos. Amén. (ROM 9:1-5)
 
 Nunca es el sentirse dentro de sus derechos de la carne lo que satisface a Dios, sino es la regeneración y la volición positiva, y esta es la razón por la cual el hijo que nace primero no heredará la bendición en las primeras cinco generaciones del judío. Esto no sólo sería verdad para Abraham, Isaac, Jacob, José y sus hijos, sino también para todo Israel. Si uno nacía un levita, era parte del sacerdocio, pero esto no necesariamente garantizaba que en el momento de estar consciente de Dios que él creería en el Señor como su Salvador. Esto es lo que le da a Pablo una pena tan increíble hasta el punto que deseaba ser anatema por el amor que tenía hacia ellos.
 
Después de enumerar todas las cosas asombrosas que Dios le ha dado a Israel como dones de gracia, y después que se dieron cuenta que los habían rechazado, en una manera muy similar a como Dios derribó su arrogancia, Pablo no pasa la oportunidad de dar alabanzas y gloria al que le dio todos esos dones de gracia a costa de Su vida. No importa cuales rechazos ocurran en esta vida, ya sea si uno lo hace, un ser amado lo hace, o sus enemigos los traman, siempre hay un constante que debemos reconocer, el Señor Jesucristo.
 
Satanás ataca los que están bajo la autoridad del cual él desea destruir. Satanás engañó a Ismael, Esaú, y la mayoría de los hijos de Jacob. La defensa para estos ataques es simple pero extremadamente efectiva: Mantenga su corazón fijado en la simplicidad y pureza de su conexión con Cristo. No se vea envuelto en el rechazo de sus seres amados o en los fracasos que ellos cometen, y no permita que su mente sea desviada de la simplicidad y pureza de su conexión con Cristo.
 
Pero no es que la palabra de Dios haya fallado. Porque no todos los descendientes de Israel son Israel; ni son todos hijos por ser descendientes de Abraham, sino que POR ISAAC SERÁ LLAMADA TU DESCENDENCIA.  (ROM 9:6-7)
 
Parece ser que Isaac casi nombró al hijo equivocado. Sin embargo, era el plan de Dios, y no importa cuanto conspiraban Jacob y Rebeca, era una conclusión inevitable en la mente de Dios. Esto es la doctrina del decreto divino. La omnisciencia sabe el resultado final antes que ocurra, y el tiempo no es un tema para Dios. Pero, amados, no ignoréis esto: que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. (2PE 3:8)  Cuando leemos acerca de estos grandes, y no tan grandes, hombres y mujeres en la Biblia, tenemos que concluir que Dios tiene un corazón para lo dramático. Aun cuando Dios abre el primer acto con la restauración de la tierra y la pérdida inesperada con la caída del hombre, Dios lo hace bien claro que Él cumplirá todo Su beneplácito. Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y su simiente; él te herirá en la cabeza, y tú lo herirás en el calcañar. (GEN 3:15) Sin embargo, ¿cómo fue que Dios el Padre eligió cumplir el derrote final del villano? Fue por medio del Dios-Hombre, el Señor Jesucristo, el Héroe verdadero (HEB 10:1-7). Entonces, creyente, póngase cómodo y disfrute del espectáculo y Dios le dará una parte escrito para que sea un héroe. Descanse el las promesas de Dios.  Él las cumplirá. Él es todo y está en todo. Él es el principio y el fin. Que se haga Su voluntad (ISA 46:8-13). 
 
De nuevo, ROM 9:8-9 dice, Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa son considerados como descendientes. Porque esta es una palabra de promesa: POR ESTE TIEMPO VOLVERÉ, Y SARA TENDRÁ UN HIJO.  Para ilustrar las promesas inquebrantables de Dios, Pablo no tiene que mirar más lejos que a las personas que comenzaron todo, Abraham, Isaac, y Jacob, y sus esposas. Hemos estudiado Sara, y su amargura y celos.  Era una esposa que no tenía la habilidad de producir un heredero. Sin embargo, ella recibió una promesa por medio de Abraham en Génesis 12, y la recibió de nuevo una y otra vez por varios años (GEN 12:1-3, GEN 12:10-14, GEN 13:14-18, GEN 15:1-8, GEN 15:12-18). Después de haberle prometido a Abraham el cumplimiento de esta alianza cuatro veces, Abraham todavía no creía. Dios repite Su palabra a nosotros cuantas veces que la necesitemos, y Él nunca se cansa de animarnos con Sus promesas. Sin embargo, llega el momento cuando Dios ve que necesitamos un poco más de ayuda con nuestra fe.
 
Por cierto Abraham necesitaba desesperadamente esta ayuda, y Dios la proveyó por estar mudo con Abraham por 13 años. Entre Génesis 15 y 18, hay un lapso de 13 años sin una palabra de Dios. En Génesis 15 Abraham fue prometido ser el padre de una gran cantidad de gente, y Abraham sí le creyó a Dios en versículo 6, pero muy pronto después de esto, de nuevo estaba lleno de miedo y de dudas. Todos pasamos por estos apogeos y valles en la vida espiritual. Tal vez aun sean necesarios; si siempre estamos en el tope, llegaríamos a ser la persona más arrogante que existiera. Si no sería por los valles de la vida, nunca aprenderíamos cuan débil somos, y cuan poderoso es Dios. La conexión es únicamente entre usted y Él. Él es su Padre Abba. Usted es la niña de Su ojo. Él es su Dios y no hay nada en el mundo que compara con esta conexión en su alma.
 
Dios ha estado mudo con Abraham por más de 13 años. El Señor regresa en Génesis 17 para mostrarle a Abraham que él ahora está listo y Dios de nuevo le da la promesa a Abraham. En Génesis 18, el Señor regresa de nuevo y noten el entusiasmo que Abraham ahora tiene que el Señor ha regresado. Y el SEÑOR se le apareció en el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda en el calor del día. Cuando alzó los ojos y miró, he aquí, tres hombres estaban parados frente a él; y al verlos corrió de la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra,   y dijo: Señor mío, si ahora he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que no pases de largo junto a tu siervo. Que se traiga ahora un poco de agua y lavaos los pies, y reposad bajo el árbol; y yo traeré un pedazo de pan para que os alimentéis, y después sigáis adelante, puesto que habéis visitado a vuestro siervo. Y ellos dijeron: Haz así como has dicho. Entonces Abraham fue de prisa a la tienda donde estaba Sara, y dijo: Apresúrate a preparar tres medidas de flor de harina, amásala y haz tortas de pan. Corrió también Abraham a la vacada y tomó un becerro tierno y bueno, y se lo dio al criado, que se apresuró a prepararlo. Tomó también cuajada y leche y el becerro que había preparado, y lo puso delante de ellos; y él se quedó de pie junto a ellos bajo el árbol mientras comían. (GEN 18:1-8)
 
Ahora es tiempo para lidiar con Sara:
 
Entonces ellos le dijeron: ¿Dónde está Sara tu mujer? Y él respondió: Allí en la tienda. Y aquél dijo: Ciertamente volveré a ti por este tiempo el año próximo; y he aquí, Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara estaba escuchando a la puerta de la tienda que estaba detrás de él. Abraham y Sara eran ancianos, entrados en años; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. Y Sara se rió para sus adentros, diciendo: ¿Tendré placer después de haber envejecido, siendo también viejo mi señor? Y el SEÑOR dijo a Abraham: ¿Por qué se rió Sara, diciendo: "¿Concebiré en verdad siendo yo tan vieja?" ¿Hay algo demasiado difícil para el SEÑOR? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo. Pero Sara lo negó, porque tuvo miedo, diciendo: No me reí. Y El dijo: No es así, sino que te has reído. Entonces los hombres se levantaron de allí, y miraron hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos para despedirlos. (GEN 18:9-16)
 
El hijo de la promesa sería llamado Isaac, que significa risa, porque Sara se rió, y su nombre sería un recuerdo continuo para ella que una vez ella se rió de la promesa de Dios, pero ahora entiende que Dios es fiel. Todos aprenderemos esta lección porque Dios nos mostrará la visión global, y esa visión consiste de Su carácter y naturaleza. En Romanos 9 tenemos la soberanía de Dios y la gracia de Dios, y tenemos los jugadores dentro de la visión global, los patriarcas de Israel y sus éxitos y errores. ROM 9:10-13, Y no sólo esto, sino que también Rebeca, cuando concibió mellizos de uno, nuestro padre Isaac (porque cuando aún los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios conforme a su elección permaneciera, no por las obras, sino por aquel que llama), se le dijo a ella: EL MAYOR SERVIRÁ AL MENOR. Tal como está escrito: A JACOB AMÉ, PERO A ESAÚ ABORRECÍ.  
 
Versículo 11 es donde estamos en nuestro estudio. Para entender este versículo, y en el resto de lo que está escrito en este pasaje, hay dos doctrinas que debemos entender claramente - la doctrina del decreto divino y la doctrina de la elección. Estas dos son doctrinas importantes en la palabra de Dios, y pueden ser muy técnicas. No vamos a entrar en los aspectos técnicos de estas doctrinas, pero las vamos a definir y aprenderemos unos principios generales acerca de ellas así podemos tener un entendimiento básico de lo que son. (porque cuando aún los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios conforme a su elección permaneciera, no por las obras, sino por aquel que llama), (ROM 9:11) La palabra griega hina significa “para que.” La frase “el propósito de Dios” es el sujeto singular nominativo para prothesis más theos que significa “el plan predeterminado de Dios.” Esto se refiere a la función de todas las cosas según el decreto divino de Dios. Esta es la razón por la cual debemos entender la doctrina del decreto divino. La frase “conforme a su elección” en el griego es kata más el singular acusativo de eklego que significa “en relación a la elección.” Esta es la razón por la cual debemos entender la elección. Sin tener un entendimiento acerca de estas doctrinas, muchos han entendido falsamente que este pasaje significa que Dios funciona en la doble predestinación, que significa que Dios predestinó que Jacob vaya al cielo y predestinó que Esaú vaya al infierno. Esto es lo que enseña el hiper-Calvinismo hoy en día y es completamente blasfemo y rechaza el carácter y la naturaleza de Dios.
 
Dios tiene omnisciencia y previo conocimiento, y Dios supo que Jacob llegaría ser un creyente, y por lo tanto tendría la elección, y que Esaú rechazaría la salvación y recibiría la condenación. La definición - El decreto de Dios se refiere a Su propósito eterno (siempre existió), santo (la integridad perfecta), sabio (la aplicación de la omnisciencia a la creación), y soberano. Esto significa que Dios comprendió simultáneamente todas las cosas que existían o que existirían. Él comprendió cada acontecimiento, sus causas y sus interacciones con otros acontecimientos, incluyendo cada decisión que tomaríamos nosotros. La omnisciencia de Dios expresa la fuente de estos decretos. También expresa los atributos de Dios en cuanto a la voluntad divina en la historia humana. Dios supo simultáneamente en la eternidad antigua todo lo que ocurriría en la historia humana (los pensamientos, las acciones, y las decisiones de cada persona). Debido al hecho de que nuestro entendimiento es limitado, percibimos estas cosas únicamente en aspectos parciales que vienen de las Escrituras. Por lo tanto, clasificamos a los decretos como siendo plural, pero en realidad solamente hay un decreto.
 
(porque cuando aún los mellizos no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito de Dios [el plan prediseñado según los decretos divinos] conforme a su elección [Su elección de Israel] permaneciera, no por las obras [Jacob ni ganó ni mereció la elección, él tuvo la fe inmerecida en el SJC], sino por aquel que llama), (ROM 9:11)    
 
Elección: La omnisciencia de Dios que provee las bendiciones más grandes y mejores al creyente. Esto aplica únicamente a los creyentes. La elección excluye todas las obras humanas. La elección forma un círculo alrededor de usted y excluye su personalidad humana como la base para agradecer a Dios. La elección elimina las tonterías con respecto a las bendiciones. Uno no puede ser bendecido a resultado de sus obras, no puede ser bendecido a resultado de su personalidad, no puede ser bendecido a resultado de ser un pilar moral y honrado de la sociedad. La elección es un impreso diseñado para decir que hay únicamente una cosa que atrae la bendición divina: su rectitud imputada o la justificación. Es la única cosa. En la elección, Dios no sólo imputa la rectitud divina, sino Él también deposita en plica las bendiciones que van más allá de nuestra imaginación. Jacob sería elegido a ser el padre de las tribus de Israel. Esto fue su salida de la computadora de los decretos divinos porque él creyó en el Señor Jesucristo como su Salvador. Esaú no fue elegido sino condenado porque él eligió rechazar a Jesucristo como Salvador. Esaú llegaría ser el padre en una nación que se llama Edom, que estaría llena de no creyentes, los cuales también son condenados. Entonces, la elección es únicamente para el creyente. En la elección, Dios no sólo imputa la rectitud divina, sino Él también deposita en plica las bendiciones que van más allá de la imaginación. La elección es el deseo de Dios de imputar a nuestra vida Sus bendiciones más grandes y mejores para nosotros. Jacob sería elegido ser el padre de las tribus de Israel porque él creyó en el Señor Jesucristo.
 
Jacob no se dará cuenta en una manera experiencial la realización de su elección hasta que cree y llega a la supergracia, que llevaría la mayor parte de su vida. Pero cuando lo logra, muy similar a su padre Isaac, él hará algo que demuestra su estatus de supergracia y traerá la gloria máxima a Dios. A resultado de esta acción, que es el resultado de su último esfuerzo a la madurez, él está en la galería de personajes famosos en HEB 11:21, Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró, apoyándose sobre el extremo de su bastón.     
 
Miremos a este acontecimiento y notemos cómo Jacob hizo una cosa asombrosa al fin de su vida que fue a resultado de su estatus de supergracia. Como su padre, Isaac, Jacob entrará en la galería de personajes famosos a resultado de su decisión de bendecir a dos hermanos. Cuando Israel vio a los hijos de José, dijo: ¿Quiénes son éstos? Y José respondió a su padre: Son mis hijos, los que Dios me ha dado aquí. Y él dijo: Acércalos a mí, te ruego, para que yo los bendiga. Y los ojos de Israel estaban tan débiles por la vejez que no podía ver. Entonces José se los acercó, y él los besó y los abrazó. E Israel dijo a José: Nunca esperaba ver tu rostro, y he aquí, Dios me ha permitido ver también a tus hijos. Entonces José los tomó de las rodillas de Jacob, y se inclinó con su rostro en tierra. Y José tomó a los dos, a Efraín con la derecha, hacia la izquierda de Israel, y a Manasés con la izquierda, hacia la derecha de Israel, y se los acercó. Pero Israel extendió su derecha y la puso sobre la cabeza de Efraín, que era el menor, y su izquierda sobre la cabeza de Manasés, cruzando adrede sus manos, aunque Manasés era el primogénito. Y bendijo a José, y dijo: El Dios delante de quien anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día, el ángel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos; y viva en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac; y crezcan para ser multitud en medio de la tierra.   Cuando José vio que su padre había puesto su mano derecha sobre la cabeza de Efraín, esto le desagradó; y asió la mano de su padre para cambiarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés. Y José dijo a su padre: No sea así, padre mío, pues éste es el primogénito. Pon tu derecha sobre su cabeza. Mas su padre rehusó y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; él también llegará a ser un pueblo, y él también será grande. Sin embargo, su hermano menor será más grande que él, y su descendencia llegará a ser multitud de naciones. Y los bendijo aquel día, diciendo: Por ti bendecirá Israel, diciendo: Que Dios te haga como Efraín y Manasés. Así puso a Efraín antes de Manasés. (GEN 48:8-20)
 
Recuerden, Manasés era el mayor y Efraín era el menor. Él se acercó a un padre casi ciego que se estaba muriendo para que Manasés estuviera bajo esa mano derecha de bendición. Esto era la doble porción para el hijo mayor. Pero, por medio de la doctrina morando en su alma, cuando Jacob vio lo que José había hecho, él cruzó sus manos inmediatamente. Cuando él las cruzó, le dio a Efraín, el hijo menor, la bendición de doble porción. Las manos cruzadas, por lo tanto, ilustra la manera en la cual cada creyente recibe la bendición de gracia de Dios. Nosotros recibimos las bendiciones del primer nacido.
 
Hay dos cosas que pueden ser enseñadas de esto: 1) Dios no bendice según la carne (el hecho de que alguien es el primer nacido), sino por medio de la regeneración. 2) Jesucristo fue juzgado por nuestros pecados en la cruz así pudiéramos tener la rectitud que pertenece a Cristo. Cristo es el primer nacido; Él fue juzgado, Él echado fuera. De hecho, Manasés fue echado fuera.
 
Entonces, Manasés es una ilustración del Señor Jesucristo. En la cruz, Él aguantó nuestros pecados en Su propio cuerpo en el árbol. Dios el Padre cruzó Sus manos y puso la mano derecha sobre nosotros (la bendición del primer nacido) y la mano izquierda sobre Cristo (la maldición que nosotros merecemos). Sin embargo, ya que Él aguantó la maldición, Él fue elevado y fue glorificado para sentarse a la mano derecha de Dios para siempre.
 
La historia de las manos cruzadas está en un versículo: Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia [rectitud] de Dios en Él. (2CO 5:21)
 
Dios no bendice la línea de nacimiento natural ni de privilegio, sino que Dios bendice la línea de regeneración, la línea espiritual. Dios siempre bendice al hombre por medio de la gracia. Esto quiere decir que la línea natural de privilegio, de habilidad, nunca es la base para la bendición de Dios. Siempre es la línea espiritual. Esta es la razón por la cual Jesús dijo, “Debe nacer de nuevo.” Entonces, es la línea espiritual que llega ser el beneficiario de gracia - la gracia de salvación, la gracia de vida, la supergracia, la gracia al morir, la gracia sobreabundante. Y de nuevo el principio, el mayor servirá al menor.  

Esto es una prueba de la morada interna de la doctrina, y notemos la coherencia de la doctrina en el ascendiente. Tenemos Set sobre Caín, Abraham sobre Harán, Isaac sobre Ismael, Jacob sobre Esaú, José sobre Rubén, Efraín sobre Manasés. Esto es un principio de gracia, un principio que no se puede romper, un título que no se puede romper, y solamente un hombre muriendo en la supergracia tuvo la sabiduría de cruzar sus manos y por lo tanto contrarrestar lo que había hecho José.

 


©® 1996-2007 Robert McLaughlin Bible Ministries. Todos los derechos reservados | mapa del sitio